Denuncias por vivienda

Contra la vivienda indigna. V de Vivienda. Todos juntos podemos.

lunes, marzo 30, 2009

Caja Castilla-La Mancha, el cajón desastre de los nuevos ricos del ladrillo español

finanzas

Han pasado casi 16 largos años de aquel Día de los Inocentes de 1993 en el que El Gobierno de Felipe González intervino Banesto. Mucho tiempo entre una intervención que dejó un agujero que se cifró inicialmente en 600.000 millones de las antiguas pesetas y otra, la de Caja Castilla La Mancha, en la que el agujero podría no estar muy lejano, en torno a los 3.000 millones de euros.

Si a Mario Conde lo llevaron al desahucio social y a la cárcel sus devaneos políticos y la concesión descontrolada e hiperagresiva de créditos en aquellos tiempos de crisis financiera en los que también el Banco Hispano Americano estuvo a un paso de la intervención -muchos se preguntan por qué la margarita se deshojó como se deshojó-, a CCM se la han tragado los excesos en el sector inmobiliario. En la lista de deudores de la caja está lo más granado entre los ángeles caídos del ladrillo español.

Ahí están algunos de los hombres que se hicieron inmensamente ricos con el boom inmobiliario. Perfectos desconocidos para el gran público que primero salieron a la luz como accionistas de las empresas cotizadas iconos del crecimiento salvaje del ladrillo y que, en algunos casos, intentaron el asalto a las torres más altas. Por ejemplo la familia catalana Sanahuja, que con el apoyo de CCM se lanzó a por el control de Metrovacesa. Lo consiguieron pero un año después están apartados de la gestión y la inmobiliaria en manos de los bancos acreedores.

En el listado están también Domingo Díaz de Mera, Ignacio Barco o, Aurelio González Villarejo. Revisen en las hemerotecas y verán que plusvalías obtuvieron en la misma Metrovacesa o en el efímero imperio montado por Luis Portillo alrededor de Colonial. Díaz de Mera es el flamante dueño del Balonmano Ciudad Real, el más laureado de los últimos tiempos dentro y fuera de España-, y principal promotor de un proyecto en aire como el aeropuerto de Ciudad Real. Compañero de viaje en este proyecto es Barco, un hombre ligado al Grupo Lábaro –ahora en concurso e acreedores- y dueño de las conocidas bodegas Pago del Vicario.

El nombre de Aurelio González está ligado a Inmobiliaria Colonial y a su predecesora Inmocaral. Es socio de Díaz de Mera en el Aeropuerto, como el conocido empresario Michel Méndez Pozo, un constructor burgalés de fortuna con una gran presencia en el sector de los medios de comunicación con el Grupo La Tribuna como máximo exponente. Otros nombres tan conocidos por Luis Delso, presidente de Isolux, Félix Abánades, de Rayet, o el otro gran ángel caído Fernando Martín están también entre los deudores del grupo.

El otro gran tumor de CCM reconocido extraoficialmente por fuentes del sector es la financiación a la propia Comunidad Autónoma, que debe alrededor de 200 millones de euros y que es, por su responsabilidad de control de la entidad, juez y parte en el proceso que ha llevado a la intervención de CCM.

En definitiva, una cajón desastre que ha terminado por fundir los plomos de una entidad que representa como nadie el nacimiento, auge y muerte de un boom inmobiliario que terminado por mandar a la tumba a su equipo gestor y su modelo de negocio. Está por ver qué tipo de responsabilidades asumen quienes han llevado las riendas de la caja en este período.

Etiquetas: , ,

1 Comments:

At 10:29 a. m., Blogger Rafael del Barco Carreras said...

CAJA CASTILLA LA MANCHA

VERSUS BANCO GARRIGA NOGUÉS.



Rafael del Barco Carreras



Me he propuesto comparar vidas y milagros entre pares, antiguos y nuevos. Pero me desbordan las cifras, y al paso iniciado, los casos. Parecido guión y filosofía. Si Javier de la Rosa invierte la mitad del pasivo del banco en Tierras de Almería SA, 53.000 millones de pesetas de los primeros 80, ¡se podía comprar TODA ALMERÍA!, y el resto entre unos cuatro quebrados empresarios, la Caja Castilla lo hace en el aeropuerto de Ciudad Real, repitiendo lo de los pocos amiguetes, tan aparentemente quebrados como los de De la Rosa. “¡Sevicia contra el banco!” gritó el “hombre” del Banco de España en Banesto, López de Letona, “de juzgado de guardia”. Lo de “sevicia” se traduce por “atraco desde dentro”.

Básicamente esas cifras son falsas, un saco sin fondo donde cargar robos y fracasos. La única verdad es que así están reflejadas en balance. En si mismas van más allá de un simple fracaso financiero o irregularidad administrativa, que en principio el Banco de España ni corrige ni menos “interviene” a tiempo. Ya en el Instituto Bancario nos enseñaban por los 60 la reglamentación del Banco de España imponiendo el tope máximo de inversión en una persona o grupo empresarial en máximo del 5% del CAPITAL Y RESERVAS DE LA ENTIDAD. En teoría ninguna quiebra afectaría ni el capital del banco ni menos el dinero de sus impositores. Y es evidente que el Banco de España a través de su Central de Riesgos conocía las inversiones de esa y todas las cajas.

Leer en tres páginas de un libro lo sucedido en ese Banco hace unos 25 años y comparar, no solo puede ser una distracción, es la evidencia que el Sistema Financiero Español no ha corregido sus errores, ni con el poder absoluto regulador e inspector del Banco de España ni menos por la regulación de la Bolsa por el CNMV. Los directivos, parecido a si uno de sus empleados de caja robara los ingresos, saquean impunemente las instituciones. En el Aeropuerto de Ciudad Real, donde si leemos las primeras noticias se invierten 400 millones de euros por el 25% del capital de la sociedad anónima creada para el proyecto, el resto, dicen, es financiado por la Caja en dos vertientes; las obras, certificaciones, y el porcentaje en acciones de los cuatro amiguetes. Resumiendo, si se gana, ¿¿??, las acciones suben o se hacen subir, en teoría se paga el crédito y el grupito “contento”, y si se pierde, paga la CAJA. ¿Cómo se seleccionan los amigos para esos negocios donde nadie invierte un duro? Un interesante “concurso-oposición”.

La traca final. Tenemos al igual que entonces, y ahora en todas las comprometidas y problemáticas inversiones, UNOS ÁRABES comprando, pero cuando preguntan al ÁRABE… no sabe ni donde está CIUDAD REAL. España y sus “genios financieros” son tan conocidos en toda la Península y alrededores del Oriente Medio que seguro corren chistes sobre invertir en ese país de chorizos… donde no solo no cortan la mano a los ladrones ¡qué salvajada!... es que ni entran en prisión.

Y otra similitud, si nadie fue detenido por el Banco Garriga Nogués, por el momento no existen ni rumores de que lo vayan a ser los de la CAJA CASTILLA LA MANCHA. ¿Cuánto reparto y connivencias son necesarias para no ordenar a la Fiscalía y Policía intervenir? Si se detuviera a alguien se destaparía el tarro de las esencias, como ha sucedido en el caso de los macroprostíbulos Riviera-Saratoga, y sucede en general en cualquier caso penal. Y el Estado seguirá pagando… porque en definitiva el desmadre es el propio Estado.

Ver en www.lagrancorrupcion.com y www.lagrancorrupcion.blogspot.com

 

Publicar un comentario

<< Home

Counter
Site Counters